viernes, 9 de octubre de 2009

Queremos La guerra y no la ''paz''.







En la guerra entregamos nuestras vidas
Luchamos para honrarte
Lo que la serena paz del mundo
Jamás nos podrá dar.
Dadnos, Señor, sufrimientos y no la cura
Lo que necesitamos es la virtud de la bravura
Para sufrir con contigo y alegrarnos
Y la Verdad con júbilo aceptemos.
Dadnos, Señor, el honor de sufrir
De participar de tu cruento dolor
Para improntar en nuestras carnes
La victoria de Tus llagas de amor
Deseamos conocer de Tu Amor.
Amor que Te hizo abrazar la pesada cruz
Que nos enseñó a amar los sufrimientos y los dolores
Que nos conducen por el camino de la luz
Dadnos el honor de sufrir como Jób.
Sufrimiento en el que el soldado brilla
Caminamos entre la luz y las tinieblas
Abrazando el pesado madero de la cruz
ES fácil la esperanza en la lujuria.
La en la riqueza y amor en la ambición
Difícil es probar la esperanza
En la desesperación, pobreza y soledad
Ser ángel en la paz es simple y fácil.

La fidelidad de un soldado es difícil en el dolor
Cuando al anochecer la luz no brilla mas
Surge a Verdad y resplandece con fervor
Estalla la guerra bajo el polvo mordaz.
Al soldado sólo resta una luz
Una batalla en tierra sin paz
Y la victoria de la pesada cruz
Por el honor de sufrir junto a Cristo.
nos complacemos del sufrimiento en este mundo
Para en el futuro cantar la victoria
Cuando se manifieste su gloria
No esperéis que Él triga la paz.
Él trae la espada a este mundo
Así “El Hijo” manso y valiente
Queremos la guerra y no la paz
Queremos ser dignos de tu reino.

Para esto seguimos Tu Palabra
Tomamos nuestra pesada cruz
Para alcanzar la gloria tan soñada
Nada deseamos de este mundo.
Negamos todo lo que él nos ofrece
De este reino recogemos solo una cosa
El sufrimiento que nos engrandece
Lucharemos contra las torpezas de este mundo.

Jamás retrocederemos
Pues su príncipe siempre será lucifer
Que en este reino combate sin cesar
El Bien, La Verdad y La Belleza.

Son tres cosas que debemos amar
Reflejan la infinitud de Dios
Solamente los puros pueden contemplar.

Por el honor de sufrir junto a Cristo
Deseamos imitar a los apóstoles
Aceptando el martirio en este mundo
Contemplando en un aliento profundo.

Que solo la guerra nos puede dar
Levantemos nuestras espadas
En el combate por el bien
Cargando nuestra cruz.

Aclamando al Eterno Rey
Marchando con la bandera Católica
Guiados por el Supremo Pastor
En medio del frío y del calor lucharemos.

Anunciando la Iglesia del Salvador
De este mundo queremos sólo la guerra y jamás "su paz"!


Tomado de missadesempre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada